CONSAGRACIÓN A JESÚS POR LA SANTÍSIMA VIRGEN MARIA.

Consagración durante 33 días a Jesús por la bendita virgen María.

En su “Tratado de la verdadera devoción a la Santísima Virgen”, San Luis María Grignon de Montfort propone un método de consagración a María seguido por grandes santos, con el cual el Movimiento Lazos de Amor Mariano (LAM) prepara a miles de fieles en diversos países que desean consagrarse a la Madre de Dios.

En declaraciones a ACI Prensa en una entrevista realizada en el año 2019, Wilson Tamayo, Subdirector General de LAM, explicó que en la historia de la Iglesia siempre se han dado actos de consagración a la Virgen, pero "lo que hace San Luis de Montfort es dar un paso más, y decir que esta consagración no solamente es un acto devocional, sino que es un acto de entrega verdadera, de entrega total”.

En este sentido, los temas de preparación que San Luis propone en su Tratado son desarrollados y profundizados durante 33 semanas en los grupos de consagración de Lazos de Amor Mariano. Esto toma providencialmente 9 meses, por lo que es entendido simbólicamente como “una especie de gestación en María para nacer en Jesucristo”, señaló Tamayo.

Los contenidos que se trabajan se dividen en cuatro bloques y son en referencia al conocimiento del mundo, de uno mismo, de la Virgen y de Jesucristo. Al final los participantes realizan su consagración, generalmente en una fiesta mariana especial y con una Eucaristía solemne.

Dentro de los Papas y Santos que han destacado la Consagración a la Virgen María a través de este método se encuentran el Beato Pío IX, quien afirmó que la verdadera devoción propuesta por San Luis es la mejor y más aceptable, mientras que San Pío X aprobó la fórmula de consagración del Santo.

San Juan Pablo II expresó en la encíclica Redemptoris Mater que le era grato recordar “la figura de San Luis María Grignion de Montfort, el cual proponía a los cristianos la consagración a Cristo por manos de María, como medio eficaz para vivir fielmente el compromiso del bautismo”.

Más adelante, al final de su vida, San Juan Pablo II dirigió una carta a la familia montfortiana en el año 2004, en donde contó que en su juventud la lectura del “Tratado de la verdadera devoción a la Santísima Virgen” le ayudó mucho, porque allí encontró la respuesta a sus dudas sobre el temor del culto excesivo a María que podría dejar de lado la supremacía del culto a Cristo.

“Bajo la guía sabia de San Luis María comprendí que, si se vive el misterio de María en Cristo, ese peligro no existe. En efecto, el pensamiento mariológico de este santo ‘está basado en el misterio trinitario y en la verdad de la encarnación del Verbo de Dios’", señaló san Juan Pablo II

También explicó que el lema “Totus tuus” que aparecía en su escudo episcopal se inspiraba en las enseñanzas de Montfort. “La doctrina de este Santo ha ejercido un profundo influjo en la devoción mariana de muchos fieles y también en mi vida. Se trata de una doctrina vivida, de notable profundidad ascética y mística, expresada con un estilo vivo y ardiente, que utiliza a menudo imágenes y símbolos”.

0 comentarios
Escudo_de_la_Diócesis_de_Málaga-Soatá.sv

DIÓCESIS DE MÁLAGA - SOATÁ